91 735 18 58

Diente roto: ¿tiene solución? ¿Qué debo hacer?

Un diente roto requiere atención profesional inmediata, por lo que si estás ante esta urgencia dental es imprescindible que llames cuanto antes a nuestra consulta para pedir una cita con los odontólogos. Sin embargo, además de actuar con rapidez, es igualmente importante mantener la calma, ya que una fractura dental puede resultar muy “escandalosa” y causar miedo.

Por ello, en este artículo te vamos a contar cómo debes actuar ante un diente roto. Además, te vamos a detallar si esta lesión tiene solución y cuáles son los principales tratamientos para lidiar con esta situación.

¿Qué hacer si se me ha roto un diente?

Si te has roto un diente, es importante actuar rápidamente y seguir una serie de pasos:

  • Contacta al dentista de inmediato: llama al odontólogo inmediatamente para que pueda ofrecerte una cita de urgencia. En nuestra clínica dental te ofreceremos una cita prioritaria, por lo que si estás en Madrid te recomendamos llamarnos cuanto antes. Una vez que estés en la consulta, evaluaremos la extensión de la fractura y estableceremos cuál es el tratamiento adecuado para preservar el diente roto y evitar complicaciones futuras, como infecciones.
  • Recupera y guarda los fragmentos del diente roto: si puedes, recoge los trozos de la pieza dental, no los laves y guárdalos en un recipiente limpio con leche, suero fisiológico o saliva. En algunos casos, el dentista puede reutilizar los fragmentos perdidos y volver a colocarlos.
  • Evita tocar o manipular el diente y sus fragmentos.
  • Toma analgésicos para aliviar el dolor: si estás experimentando dolor, puedes tomar el analgésico que normalmente te recete el médico o dentista. Asegúrate de seguir sus instrucciones para usar de forma segura la medicación.
  • Aplica frío para reducir la inflamación: si tienes la cara hinchada, coloca una bolsa de hielo o un paquete frío en el exterior de tu mejilla para disminuir la inflamación.
  • Controla el sangrado: si tienes sangrado, aplica una presión suave y continua sobre la zona afectada con una gasa o paño limpio. Evita escupir o realizar esfuerzos que puedan romper el coágulo que se habrá formado.
  • Evita comer alimentos duros o pegajosos: no mastiques con el lado de la boca donde está el diente roto. Opta por alimentos blandos para no ejercer excesiva presión sobre la zona afectada.
  • Sigue las instrucciones del dentista: la reparación de un diente roto requiere recurrir a determinados tratamientos dentales (endodoncia, corona…). Para minimizar las consecuencias negativas sobre tu boca, debes seguir cuidadosamente las instrucciones del odontólogo y someterte al tratamiento recomendado tan pronto como te indique.

Tipos de fracturas en los dientes

Las fracturas dentales varían considerablemente en función de su gravedad y ubicación, ya que pueden ir desde pequeñas fisuras que apenas son visibles hasta daños graves que afectan a la estructura interna del diente. Los tipos de fracturas dentales más comunes son los siguientes:

Fisura

Un diente astillado o fisurado es aquel que presenta pequeñas fisuras en su esmalte (capa exterior del diente). Sin embargo, los daños no son visibles ya que no hay trozos de diente que se hayan partido o desprendido.

A pesar de que los daños sean superficiales, un diente fisurado requiere tratamiento inmediato, ya que si no se trata correctamente, terminará por romperse. Por este motivo, es imprescindible acudir al dentista tras cualquier golpe en el diente, por pequeño que parezca.

Rotura parcial

La rotura parcial del diente tiene lugar cuando se desprende un fragmento de este. Por ejemplo, cuando se cae una pequeña esquina de la pieza dental.

En este caso, también es imprescindible que acudas al dentista de inmediato y, si es posible, con el trozo de diente que se ha partido.

Rotura total

Se considera rotura total a aquella que afecta, al menos, a la mitad del diente. Al igual que en el caso anterior, es fundamental que acudas al odontólogo tan pronto como sea posible y que, si tienes ocasión, lleves contigo el trozo de diente que se ha desprendido.

Por lo general, esta es la situación que presenta una mayor gravedad. Esto se debe a que las fracturas totales pueden afectar a la dentina (capa que está debajo del esmalte) y a la pulpa (parte que contiene los nervios y vasos sanguíneos).

Síntomas que aparecen con un diente roto

Los principales síntomas asociados a la fractura de un diente pueden variar según la extensión y la ubicación de la lesión. Algunos de los más comunes son los siguientes:

  • Sensibilidad: la sensibilidad puede variar desde una leve molestia hasta un dolor agudo. Por lo general, se intensifica ante estímulos muy fríos, calientes, dulces o ácidos.
  • Dolor: puede ser intermitente o constante. Además, suele agravarse al masticar o al exponer el diente a temperaturas extremas. En algunas ocasiones, el dolor aparece prácticamente de inmediato, mientras que en otras tarda unas horas.
  • Sangrado: es posible que se presente sangrado en el momento de la fractura, especialmente si se ha dañado el tejido gingival (encía) que se encuentra alrededor del diente roto. La sangre es uno de los síntomas del diente roto que más asustan a nuestros pacientes. Sin embargo, no debe alarmarnos más que otros signos, ya que no indica que la fractura sea más grave.
  • Inflamación: otro de los síntomas del diente roto es la hinchazón alrededor del área lesionada.
  • Movilidad: si la fractura es severa, es posible que la parte del diente que haya quedado en la boca presente cierto grado de movilidad. Por este motivo, es fundamental no tocar la pieza dental, ya que esta podría caerse.
  • Cambio de color: el daño a los vasos sanguíneos que están en el interior de la pieza dental puede producir un cambio de coloración en el diente. En estos casos, el diente puede adquirir un tono grisáceo o marrón.

¿Se puede reparar un diente roto? ¿Cómo?

Un diente roto se puede reparar de varias maneras, dependiendo de la gravedad y la ubicación de la fractura, así como del tiempo que tarde el paciente en recibir el tratamiento adecuado. Los principales tratamientos para devolver al diente la funcionalidad y estética perdidas después de una fractura son los siguientes:

Tratamiento para una fisura

Por lo general, un diente fisurado o astillado necesitará ser tallado y pulido mediante fresas dentales, para eliminar el tejido del esmalte dañado. A continuación, se aplicará un gel desensibilizante sobre el diente para eliminar la sensibilidad.

Tratamiento para una rotura parcial

En algunos casos, la solución para una fractura parcial pasa por volver a colocar el fragmento perdido, en el caso de que el paciente acuda con él a la consulta y de que dicho trozo esté en buenas condiciones.

En caso contrario, un diente roto parcialmente puede repararse con una reconstrucción estética con composite. Sin embargo, el odontólogo tendrá que comprobar si la fractura ha afectado al nervio dental. En este caso, será necesario planificar un tratamiento más avanzado, como una endodoncia, para retirar el nervio dañado.

Tratamiento para una rotura total

Al igual que en el caso anterior, la primera opción pasa por tratar de colocar el fragmento del diente perdido. En el supuesto de que esto no sea posible, el tratamiento alternativo consiste en realizar una endodoncia y colocar posteriormente una corona. La fractura total supone la pérdida de una gran parte de la estructura dental, por lo que resulta necesario colocar una corona para proteger el diente a largo plazo y evitar que se caiga o haya que extraerlo.

Una vez dicho todo lo anterior, te pedimos que recuerdes que la atención profesional temprana no solo ayuda a aliviar el dolor y los inconvenientes propios de una fractura dental. Además, mejora sustancialmente las posibilidades de reparar el diente roto de la manera más sencilla posible.