91 735 18 58

Deglución atípica o infantil: ¿qué es y cómo se corrige?

La deglución atípica es una condición que se puede tratar y corregir a lo largo de la infancia de manera relativamente sencilla. No obstante, para ello se requiere la colaboración de distintos profesionales (ortodoncista y logopeda), así como de los padres del niño. Además, hay que tener en cuenta que su corrección es mucho más rápida y sencilla en las primeras etapas de la vida, por lo que desde Ortodoncia Mirasierra recomendamos a todos los padres que acudan con sus hijos al dentista cuando estos cumplen su primer año de vida. 

¿Qué es la deglución atípica?

La deglución atípica consiste en la colocación inadecuada de la lengua en el momento de tragar. Cuando una persona padece deglución atípica, su lengua empuja contra los incisivos superiores o inferiores durante la deglución.

En cambio, en un patrón de deglución normal, la lengua debe elevarse hacia el paladar. Generalmente, la deglución atípica se desarrolla durante la infancia, puesto que cuando empiezan a crecer los dientes de leche la lengua automáticamente debe posicionarse en las “rugas palatinas”. Esto contrasta con la posición de la lengua cuando somos bebés, ya que para tragar de forma fisiológica la lengua se sitúa entre los rodetes gingivales (encías). Sin embargo, este hábito puede persistir en la edad adulta si no se trata.

¿Cómo saber si un niño tiene deglución atípica?

Hay varios síntomas que pueden hacer sospechar de deglución atípica, aunque para poder diagnosticar correctamente esta condición es necesario acudir al ortodoncista.

Los principales signos que nos pueden hacer pensar que un niño tiene deglución atípica son los siguientes:

  • Posición incorrecta de la lengua: este suele ser el síntoma más evidente. En la deglución atípica, la lengua se empuja hacia adelante (contra los dientes incisivos superiores o inferiores), en lugar de elevarse hacia el paladar.
  • Dificultades al para comer: por lo general, los niños que tienen deglución atípica presentan problemas para masticar y tragar de manera eficiente, sobre todo cuando están ante comida sólida.
  • Movimientos excesivos de cabeza, boca y labios al tragar. Por ejemplo, es frecuente que el niño eche la cabeza hacia atrás para permitir un mejor paso de los alimentos.
  • Respiración bucal, en vez de nasal.
  • Dificultades para pronunciar determinados sonidos al hablar, especialmente aquellos que requieren un buen control de la lengua. Por ejemplo, los fonemas /d/, /t/, /s/, /h/ e /y/.
  • Aparición de espacios entre los incisivos debido al empuje constante de la lengua sobre estas piezas dentales.

Causas de la deglución atípica

Como ya hemos señalado, la deglución atípica se desarrolla a lo largo de la infancia y suele ser fruto de diversos hábitos orales incorrectos. Las principales causas de la deglución atípica son las siguientes:

  • Succión prolongada del dedo pulgar.
  • Uso prolongado del biberón o del chupete.
  • Succión de labios, lengua y/o mejillas.
  • Queilofagia (morderse los labios).
  • Onicofagia (morderse las uñas).
  • Abuso de alimentos triturados e introducción tardía de comida sólida.
  • Anquiloglosia (frenillo labial corto), lo que puede limitar el movimiento adecuado de la lengua.
  • Compresión maxilar (paladar estrecho).

Consecuencias de la deglución atípica

Si no se trata, la deglución atípica puede conducir a diversas consecuencias negativas que afectan tanto la salud oral como al bienestar general. Las principales son las siguientes:

  • Dificultades para masticar y tragar de manera eficiente.
  • Problemas digestivos producidos por las dificultades para masticar y tragar correctamente los alimentos sólidos.
  • Maloclusiones dentales originadas por la colocación inadecuada de la lengua. Las más comunes son la clase II, la mordida abierta y los diastemas (separaciones entre los dos incisivos centrales).
  • Afectaciones estéticas: como consecuencia de las maloclusiones anteriores, y del incorrecto desarrollo de dientes y huesos maxilares, la persona puede sufrir diferentes alteraciones estéticas en cara y boca.
  • Anomalías respiratorias: la respiración bucal puede ocasionar problemas respiratorios crónicos y reducir la calidad del sueño.
  • Alteraciones en el habla.

¿Cómo corregir la deglución atípica?

Por lo general, el tratamiento de la deglución atípica requiere el trabajo conjunto del ortodoncista y el logopeda. La razón es que esta condición tiene diversas repercusiones, por lo que la coordinación entre ambos especialistas acortará los tiempos de tratamiento y mejorará los resultados a corto, medio y largo plazo.

Dicho esto, la deglución atípica puede corregirse mediante los siguientes tratamientos:

Ortopedia interceptiva y/o ortodoncia

El primer paso para tratar la deglución atípica consiste en acudir al ortodoncista. De esta manera, el profesional podrá realizar un completo estudio al niño, que incluye una exploración clínica y radiográfica. Una vez recopiladas todas las pruebas, y habiendo valorado la situación específica del niño (edad, crecimiento óseo y dental, hábitos orales…), el especialista propondrá el tratamiento ortodóncico adecuado.

Este puede pasar por una ortopedia interceptiva o por una ortodoncia:

  • Ortopedia interceptiva: está basada en aparatos fijos o removibles, como un aparato expansor para corregir la compresión del maxilar.
  • Ortodoncia: engloba los tratamientos con brackets o alineadores transparentes.

En general, el objetivo del tratamiento ortodóncico es prevenir y corregir las maloclusiones asociadas a la deglución atípica (clase II, mordida abierta, diastemas…).

Logopedia

De manera paralela, suele ser necesario acompañar el tratamiento ortodóncico con terapia miofuncional, llevada a cabo por un logopeda. En este caso, el profesional deberá trabajar con el niño una serie de técnicas y ejercicios para desarrollar nuevos patrones de deglución, respiración y articulación de sonidos. Además, la logopedia se centrará en la eliminación de hábitos orales nocivos.

Como ves, existen distintas maneras de abordar la deglución atípica, por lo que el tratamiento propuesto variará en función de las circunstancias concretas de cada niño y obedecerá a un exhaustivo estudio inicial.

Si sospechas que tu hijo tiene deglución atípica o ya le han diagnosticado esta condición, puedes acudir a Ortodoncia Mirasierra para recibir una segunda opinión. Haremos una completa revisión al niño y realizaremos las pruebas necesarias de manera gratuita. Determinaremos si presenta deglución atípica y te diremos si necesita comenzar un tratamiento o si, simplemente, debe acudir a revisiones periódicas para que hagamos un seguimiento de su evolución.