91 735 18 58

Diastemas: causas y tratamientos para corregirlos

Durante un tiempo, los diastemas fueron una de las modas dentales más seguidas. Sin embargo, no hay que olvidar que las separaciones entre los dientes pueden afectar a la salud y funcionalidad de la boca, dando lugar a una serie de riesgos y complicaciones. Por ello, en este artículo te vamos a contar, entre otras cosas, cuáles son las principales consecuencias de los diastemas, así como cuáles son los tratamientos a los que se puede recurrir para cerrar los espacios interdentales.

¿Qué son los diastemas?

Un diastema es el espacio o hueco que hay entre dos dientes. Aunque dichos espacios pueden aparecer entre cualquier par de dientes, lo más habitual es que se den entre los incisivos centrales superiores, llamados coloquialmente “paletas”.

Los diastemas son más comunes en la dentición temporal (de leche). La razón es que estas piezas dentales son más pequeñas y ocupan menos espacio que las definitivas. Por tanto, en una gran cantidad de casos, los diastemas se corrigen de manera natural durante la infancia, a medida que se produce el recambio dentario y erupcionan los dientes definitivos.

Causas de la aparición de diastemas

Los diastemas pueden aparecer por múltiples motivos, tanto genéticos como ambientales. Las principales causas por las que se abren espacios entre los dientes son las siguientes:

  • Desarrollo excesivo del frenillo labial: esta condición tiene su origen en la infancia. El frenillo labial es el tejido que conecta el labio superior con la encía. Si crece demasiado, puede interponerse entre los incisivos centrales superiores, separándolos y causando un diastema.
  • Ausencia de dientes: la pérdida o ausencia congénita de alguna pieza dental puede hacer que los dientes vecinos se desplacen para ocupar el espacio vacío. Esto puede provocar que los dientes se separen y que la dentadura deje de estar alineada.
  • Dientes más pequeños de lo normal (microdoncia): el hecho de que los dientes ocupen poco espacio en la arcada (debido a un tamaño inferior al habitual) puede causar espacios visibles entre ellos.
  • Maxilar superior o mandíbula excesivamente desarrollados: en línea con lo anterior, unas arcadas dentales demasiado grandes pueden derivar en separaciones, ya que los dientes no abarcan todo el ancho de la arcada.
  • Hábitos orales durante la infancia: ciertas costumbres, como chuparse el dedo pulgar o empujar la lengua contra los dientes, pueden provocar la inclinación de las piezas dentales, lo que también origina diastemas.
  • Genética: algunas personas heredan, debido a sus antecedentes familiares, la tendencia a desarrollar diastemas, especialmente entre los incisivos centrales superiores.

Riesgos de los diastemas

Los principales riesgos y complicaciones asociados a los diastemas son los siguientes:

  • Alteraciones en el habla: la presencia de huecos entre los dientes puede interferir en la pronunciación de determinados sonidos.
  • Problemas estéticos: algunas personas consideran que tener los dientes separados supone un problema estético, ya que los diastemas afectan negativamente al aspecto de su sonrisa. A su vez, esto puede llevar a inseguridades a la hora de sonreír.
  • Riesgo de caries: el espacio interdental causado por un diastema puede convertirse en un foco de bacterias, ya que la comida tiende a quedarse acumulada en dicha zona.
  • Maloclusiones dentales: este riesgo es menos frecuente, ya que solo suele darse cuando la persona presenta diastemas generalizados. Por su parte, la existencia de un único diastema no suele alterar de manera severa la alineación dental.

Tratamientos para corregir los diastemas

Los diastemas no se corrigen siempre de la misma manera. Por lo general, el tratamiento más adecuado depende de la causa que haya originado los espacios, de su severidad y de la edad de la persona. Las principales alternativas para cerrar un diastema son las siguientes:

Frenectomía

En el caso de los niños, un diastema que tiene su origen en un frenillo labial demasiado grande o grueso puede corregirse con una frenectomía. Esta es una cirugía mínimamente invasiva que sirve para extirpar el frenillo labial. En nuestra clínica dental, salvo en casos muy severos, recomendamos realizar la frenectomía una vez cerrado el diastema con un tratamiento de ortodoncia. Si se realiza antes, cabe la posibilidad de que el tejido de cicatrización dificulte más el cierre del espacio que el propio frenillo.

Ortodoncia

La ortodoncia, ya sea con brackets o con alineadores transparentes, es uno de los principales tratamientos para cerrar los diastemas a cualquier edad. Esto se debe a que la ortodoncia permite aplicar una presión gradual sobre los dientes para moverlos y cerrar los espacios.

Implantes dentales

Ante los diastemas provocados por la ausencia de dientes es posible que haya que recurrir a implantes dentales para rellenar los espacios vacíos. En algunos casos, tras haber repuesto los dientes faltantes con implantes resulta necesario colocar un tratamiento de ortodoncia. De esta manera, se termina de alinear la dentadura y de cerrar los espacios.

Carillas dentales

Por lo general, las carillas se reservan para los diastemas muy leves, que no comprometen la correcta alineación dental. Las carillas son unas láminas muy finas, normalmente confeccionadas con porcelana o composite, que se adhieren a la superficie frontal de los dientes. Dado que permiten corregir múltiples defectos, también pueden ser diseñadas para cubrir un espacio y disimular el diastema entre dos dientes. El objetivo en estos casos es, sin tallar ni debilitar el diente del paciente, “maquillar” la alteración para proporcionar un tamaño y una anatomía adecuados.

Como ves, existen distintas soluciones para corregir los diastemas. Por ello, es esencial acudir a un ortodoncista para que pueda valorar el caso y establecer un plan de tratamiento personalizado. En Ortodoncia Mirasierra contamos con un equipo de ortodoncistas especializados, con décadas de experiencia en el tratamiento de diastemas. Si estás interesado en corregir las separaciones entre los dientes, te invitamos a acudir a una primera consulta sin coste a nuestra clínica dental, situada en el barrio de Mirasierra (Madrid capital).