91 735 18 58

Paladar ojival: causas, consecuencias y tratamiento

El paladar ojival puede detectarse durante una de las revisiones bucodentales rutinarias que deben realizarse a lo largo de la infancia. Cuando se diagnostica a tiempo, es relativamente sencillo de tratar. En caso contrario, puede provocar consecuencias y complicaciones que repercuten tanto en la salud como en la estética de la boca.

¿Qué es el paladar ojival?

El paladar ojival, también conocido como paladar estrecho, es una alteración anatómica que afecta al maxilar superior, concretamente a la zona del paladar (parte superior de la boca). Las personas que padecen esta malformación presentan un paladar más estrecho, alto y arqueado de lo normal.

Causas del paladar ojival

Las causas del paladar ojival pueden ser tanto genéticas como ambientales. Normalmente, tienen su origen en la infancia. Las principales son las siguientes:

  • Antecedentes familiares: la genética juega un papel importante en el desarrollo de los huesos maxilares (maxilar superior y mandíbula). Por tanto, el paladar estrecho puede transmitirse de padres a hijos.
  • Uso excesivo del chupete y succión prolongada del dedo pulgar: estos hábitos, tan habituales durante la infancia, pueden ejercer presión sobre el paladar y los dientes, lo que condiciona su desarrollo y puede provocar malformaciones en el paladar. Por ello, se recomienda eliminar ambas costumbres a partir de los tres años.
  • Respiración bucal crónica: la respiración oral, en vez de nasal, puede ser otra de las causas del paladar ojival. Esto se debe a que la respiración bucal puede alterar la posición natural de la lengua en la boca, afectando el desarrollo del paladar. Las principales causas por las que los niños respiran por la boca son las adenoides (vegetaciones), las desviaciones del tabique nasal o las alergias. En general, cualquier condición que cause una obstrucción nasal persistente puede forzar a la persona a respirar por la boca, lo que contribuye al desarrollo del paladar ojival.

Consecuencias del paladar estrecho

El paladar ojival puede provocar distintas complicaciones para la salud bucodental y general. Asimismo, en algunos casos ocasiona repercusiones estéticas. Las principales consecuencias del paladar ojival son las siguientes:

  • Apiñamiento dental: un paladar ojival puede provocar apiñamiento en los dientes superiores. Esto se debe directamente a la existencia de un hueso maxilar más estrecho o pequeño de lo normal, en el que no caben todos los dientes correctamente alineados.
  • Mayor riesgo de caries y enfermedades de las encías: el apiñamiento dificulta la limpieza de los dientes, ya que el cepillo no puede acceder a todas las superficies dentales. En consecuencia, las personas con paladar estrecho presentan un mayor riesgo de padecer patologías asociadas a la falta de higiene oral.
  • Mordida cruzada: esta es otra consecuencia directa del paladar ojival. Cuando el hueso maxilar es estrecho, los dientes superiores muerden por dentro de los superiores (mordida cruzada). En cambio, en una mordida normal, los dientes superiores están por fuera, respecto a los inferiores.
  • Alteraciones en la erupción de los dientes: la estrechez palatina puede dificultar o impedir la erupción de todas las piezas dentales.
  • Dificultades respiratorias: el paladar ojival hace que el suelo de la cavidad nasal sea más estrecho, lo que dificulta la entrada del aire y la respiración por la nariz. Como consecuencia, la persona se ve obligada a respirar por la boca, lo que puede derivar en ronquidos, apnea y una peor calidad del sueño.
  • Repercusiones estéticas: las distintas maloclusiones dentales (apiñamiento y mordida cruzada) pueden perjudicar el aspecto de la sonrisa.
  • Desgastes y fisuras dentales: las maloclusiones dentales pueden conducir a un desgaste anormal de los dientes. Esto se debe a que hay determinados dientes que, al no estar alineados correctamente, reciben más choques y cargas de los que pueden soportar. En consecuencia, el esmalte dental se puede desgastar y fisurar. En los casos más graves, esto puede provocar fracturas dentales.

¿Cómo se corrige el paladar ojival?

El paladar ojival puede corregirse tanto en la infancia como en la edad adulta. Sin embargo, los tratamientos en niños suelen ser mucho más sencillos y eficaces. A continuación, te explicamos las diferentes soluciones para ensanchar un paladar ojival:

Disyuntor de paladar

Los expansores de paladar, entre los que destaca el disyuntor Hyrax, son aparatos de ortodoncia interceptiva. Se utilizan para ensanchar el hueso maxilar de los niños que presentan un paladar estrecho.

El disyuntor se coloca en el paladar y consta de un tornillo expansor que, cuando se activa, permite aplicar una presión suave y constante que separa la sutura palatina media. Esta es la unión que hay entre ambas mitades del paladar, la cual se separa ante la presión ejercida por el tornillo. Con ello, se crea nuevo tejido óseo en la zona, lo que ensancha el paladar hasta alcanzar el tamaño deseado.

Por lo general, los disyuntores de paladar se colocan entre los seis y los 11 años de edad, ya que en esta etapa de la infancia los huesos maxilares se encuentran en pleno crecimiento, por lo que resulta posible guiar y corregir su desarrollo.

No obstante, los expansores de paladar también pueden usarse en adolescentes y adultos jóvenes (hasta 25-30 años). La diferencia es que, en estos casos, se pueden emplear microtornillos, es decir, unas pequeñas fijaciones temporales que se colocan en la boca para facilitar la apertura del paladar (MARPE). O bien, si la sutura está totalmente osificada sería necesario realizar una cirugía maxilofacial llamada SARPE, en la cual, de manera quirúrgica, se abriría la sutura. Esto se debe a que, a partir de la adolescencia, la sutura palatina media se osifica, por lo que no es posible separarla sin la ayuda de un anclaje óseo o de un procedimiento quirúrgico.

Ortodoncia + cirugía ortognática

El tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática está indicado, como hemos comentado anteriormente, en pacientes adultos que ya no pueden recurrir al disyuntor de paladar con microtornillos. En estos casos será necesario comenzar con un procedimiento quirúrgico donde se abre la sutura y, de manera intraooperatoria, se coloca el disyuntor Hyrax, activando un protocolo de expansión dando las vueltas necesarias al tornillo de expansión hasta conseguir la anchura correcta del maxilar. Una vez realizada esta expansión hay que esperar entre 6-8 semanas para poder llevar a cabo un tratamiento de ortodoncia para alinear los dientes, pues este es el tiempo necesario para que se produzca osteoformación en la zona que se ha abierto. Esto puede conseguirse tanto con brackets como con alineadores transparentes.

Dado que el tratamiento combinado de ortodoncia y cirugía ortognática es mucho más complejo, invasivo y largo, resulta fundamental realizar un diagnóstico temprano del paladar ojival. Para ello, tan solo es necesario hacer visitas periódicas al ortodoncista (normalmente cada 12 meses) desde que los niños cumplen seis años. De esta manera, se detectará cualquier malformación de manera temprana y se podrá aprovechar el crecimiento natural del maxilar superior para realizar las correcciones necesarias.

¿Tienes un hijo mayor de seis años y hace más de un año que no acude a revisión con el ortodoncista? Pide tu primera consulta sin coste en Ortodoncia Mirasierra. Contamos con un equipo de ortodoncistas con décadas de experiencia en el tratamiento del paladar ojival, tanto en niños como en adultos.

Con una sencilla revisión, la cual es gratuita, te diremos si tu hijo padece alguna maloclusión dental y si necesita tratamiento. En caso contrario, planificaremos revisiones periódicas para realizar un seguimiento de su desarrollo bucodental.