91 735 18 58

Caninos incluidos: causas, diagnóstico y tratamientos

Los caninos incluidos son una de las alteraciones que más tratamos en Ortodoncia Mirasierra, ya que son una de las anomalías dentales más frecuentes. Sin embargo, esta prevalencia no debe llevar a error y hacer pensar que los caninos incluidos son un problema menor. Dadas las complicaciones que pueden causar en la dentadura, es fundamental diagnosticar los caninos incluidos de manera temprana y recurrir a profesionales especializados.

¿Qué son los caninos incluidos?

Los caninos incluidos son aquellos colmillos que no han erupcionado adecuadamente dentro del periodo de tiempo esperado, ya que se encuentran atrapados dentro del hueso o la encía.

Los caninos son los últimos dientes en salir (sin contar con las muelas del juicio, y en ocasiones con los segundos molares), por lo que también son unas de las piezas dentales que se quedan retenidas con mayor frecuencia. Esto se debe, en una gran cantidad de casos, a que los colmillos erupcionan cuando el resto de dientes ya ocupan su posición en la boca, por lo que es más frecuente que se queden sin espacio.

A su vez, los caninos superiores son los que se quedan incluidos con mayor frecuencia, debido a que su trayectoria de erupción es más larga y compleja.

Por último, es necesario destacar que los colmillos tienen un papel crucial en la mordida, la estética facial y la función masticatoria, por lo que es fundamental llevar los caninos incluidos a su posición correcta.

Causas de los caninos incluidos

Las principales causas de los colmillos incluidos son las siguientes:

  • Genética: existe una predisposición genética hacia los caninos incluidos, lo que indica que la condición puede ser heredada de padres a hijos.
  • Falta de espacio en la arcada dental: es la causa más común de los caninos incluidos. Si no hay suficiente espacio en la arcada dental para que el colmillo erupcione naturalmente, este puede quedar atrapado en el tejido óseo o gingival.
  • Ausencia de incisivos laterales: los incisivos laterales actúan de guía para los caninos. Por tanto, el hecho de que dichos incisivos no erupcionen puede comprometer la salida de los colmillos.
  • Retraso en la caída de los caninos temporales: los caninos de leche que no se caen o tardan en caerse pueden interrumpir el proceso de erupción de los caninos permanentes.
  • Pérdida prematura de los caninos temporales: cuando un canino de leche se cae antes de tiempo (por caries, traumatismos…) es necesario colocar un mantenedor de espacio. En caso contrario, el resto de dientes tratarán de ocupar el hueco dejado, lo que podría complicar la erupción del canino definitivo. 
  • Existencia de dientes supernumerarios: la presencia de dientes adicionales en la arcada puede suponer una obstrucción física para la salida del canino y frenar su trayectoria de erupción.
  • Odontomas: los odontomas son unos tumores benignos que pueden llegar hasta los cuatro centímetros de diámetro. Al igual que en el caso anterior, esto puede impedir que el colmillo alcance su posición normal en la arcada.
  • Anquilosis dental: la anquilosis dental es una alteración que consiste en la unión entre el diente y el hueso que lo rodea. Normalmente, se produce en los dientes de leche y, cuando se da, impide que el colmillo temporal se caiga a tiempo, lo que altera la erupción del canino definitivo.

Diagnóstico de los caninos incluidos

Para realizar un correcto diagnóstico de los caninos incluidos es necesario llevar a cabo una exploración clínica y radiológica.

  • Exploración clínica: en la exploración clínica, el signo más evidente es la ausencia del colmillo definitivo, una vez ha transcurrido el plazo en el que debía haber erupcionado. Es decir, entre los nueve y los once años de edad para los inferiores y entre los 11 y los 13 años para los superiores. Además, con frecuencia, los caninos incluidos se pueden palpar durante la exploración, ya que sobresalen ligeramente al estar retenidos en la encía.
  • Exploración radiológica: tanto la radiografía panorámica como el TAC ayudan a diagnosticar los caninos incluidos, ya que permiten observar y estudiar aquellos dientes retenidos que no son visibles en la exploración clínica.

Tratamiento de los caninos incluidos

El tratamiento de los caninos incluidos puede variar dependiendo de varios factores, como la edad del paciente, la posición del canino y la posible presencia de otras anomalías dentales o esqueléticas. Por lo general, podemos distinguir entre los tratamientos interceptivos y los tratamientos ortodóncico-quirúrgicos.

1- Tratamiento interceptivo

El tratamiento interceptivo se lleva a cabo en niños y preadolescentes y consiste en extraer el canino de leche que tenía que haber sido sustituido por el canino definitivo. De esta manera, se actúa sobre el canino temporal para facilitar la erupción del colmillo definitivo.

Por lo general, se recurre a este abordaje cuando el diagnóstico de los caninos incluidos se realiza de manera temprana, cuando existe suficiente espacio en la arcada dental para que el colmillo definitivo pueda erupcionar y cuando la inclinación y la posición del canino definitivo es favorable. Además, la extracción del canino de leche incluido se lleva a cabo tras constatar que no existe ninguna otra alteración que esté dificultando la erupción del diente definitivo.

Por último, conviene destacar que este tratamiento requiere realizar un seguimiento exhaustivo del paciente, para comprobar que el canino definitivo erupciona durante los meses siguientes.

2- Tratamiento ortodóncico-quirúrgico

El tratamiento ortodóncico-quirúrgico se lleva a cabo en adolescentes y adultos. Consiste en combinar el uso de un aparato de ortodoncia con una cirugía de fenestración dental.

  • Inicio del tratamiento de ortodoncia: la primera parte del proceso tiene como objetivo crear, dentro de la arcada dental, el espacio necesario para que el canino pueda erupcionar.
  • Fenestración dental: cirugía que consiste en abrir una pequeña ventana en la encía para retirar los tejidos que obstaculizan la salida del colmillo. Con esto, se expone la corona del diente y se permite la colocación de un botón en la corona del canino, lo que facilita su erupción. 
  • Continuación del tratamiento de ortodoncia: en las semanas y meses siguientes se tracciona desde ese botón, para lo que es necesario anclarse al propio arco del aparato, a algún diente o un aparato auxiliar o microtornillo, lo que permite dirigir y acelerar la erupción.

Como ves, existen distintos tratamientos para corregir los caninos incluidos. Para determinar cuál es el procedimiento más adecuado para cada caso es necesario que nuestros ortodoncistas realicen una valoración. En Ortodoncia Mirasierra contamos con un equipo médico especializado en Ortodoncia, formado por profesionales con una trayectoria de varias décadas a sus espaldas. Esto hace que los doctores cuenten con una amplia experiencia en el tratamiento de los caninos incluidos, ya sea en niños, adolescentes o adultos.