91 735 18 58

¿Se puede ir al dentista durante el embarazo? ¿Cuál es el mejor trimestre para acudir?

¿Puedo ir al dentista si estoy embarazada? ¿O debo posponer la visita hasta después de dar a luz? La gestación es una de las etapas que más dudas plantea a las mujeres, especialmente en todo lo relacionado con medicamentos, enfermedades o procedimientos médicos.

Si estás embarazada y te están surgiendo dudas sobre la conveniencia de acudir al dentista sigue leyendo, porque hemos preparado un artículo para responder a tus preguntas.

¿Puedo ir al dentista si estoy embarazada?

Una mujer puede ir al dentista durante el embarazo. De hecho, es recomendable que lo haga ya que los cambios hormonales propios de la gestación pueden afectar a la salud de los dientes y las encías. Las citas de revisión permiten prevenir y diagnosticar los problemas de salud oral de manera temprana, antes de que causen complicaciones en la gestación o el parto.

No obstante, es crucial informar al dentista sobre el embarazo para que pueda adaptar los tratamientos al estado de la mujer y tomar las medidas de precaución necesarias. Entre otras cosas, el odontólogo evitará los medicamentos y procedimientos que están contraindicados durante este periodo.

Si estoy embarazada, ¿cuál es el mejor momento para ir al dentista?

Por lo general, lo más recomendable es acudir al dentista en el segundo trimestre del embarazo. Dicho esto, hay que tener en cuenta que esta indicación se refiere, únicamente, a las visitas dentales no urgentes y que, por tanto, se pueden posponer.

Sin embargo, la atención dental urgente (la cual puede ser requerida por infecciones, dolor severo o traumatismos) no debe posponerse en ningún momento del embarazo. Por tanto, si la mujer embarazada presenta alguno de los síntomas o problemas anteriores, debe consultar al dentista de inmediato. En caso contrario, su salud y la de su bebé pueden verse comprometidas.

Primer trimestre del embarazo

A lo largo del primer trimestre se produce la formación de los órganos vitales del feto. Por tanto, este se encuentra en un período crítico de su desarrollo. Para minimizar cualquier riesgo, la recomendación general es posponer todos los tratamientos dentales no urgentes hasta el segundo trimestre.

Adicionalmente, hay que tener en cuenta que las mujeres embarazadas suelen presentar un mayor número de síntomas durante el primer trimestre y que algunos de ellos pueden resultar especialmente molestos en la consulta del dentista (náuseas, arcadas, vómitos…). Por tanto, la recomendación de posponer la visita al dentista también tiene como objetivo minimizar las molestias de la mujer.

Segundo trimestre del embarazo

Como norma general, el mejor momento para acudir al dentista es durante el segundo trimestre del embarazo. Por este motivo, los tratamientos dentales no urgentes se suelen programar para esta etapa.

Por un lado, el segundo trimestre del embarazo se considera el más seguro para acudir al dentista. Esto se debe a que en dicho periodo ya se ha completado el desarrollo de los principales órganos vitales del feto, lo que reduce notablemente los riesgos asociados a determinados procedimientos o sustancias (medicamentos, anestesia…).

Por otro lado, durante el segundo trimestre, las mujeres embarazadas suelen encontrarse mejor físicamente, en comparación con el primer y el tercer trimestre. Por tanto, la recomendación de visitar al dentista durante el segundo trimestre también obedece a una cuestión de comodidad.

Tercer trimestre del embarazo

Por lo general, el último trimestre del embarazo está asociado a un mayor malestar físico, fruto de la pesadez e incomodidad que provoca la fase avanzada de la gestación. Por tanto, tumbarse en el sillón del dentista, especialmente durante un tiempo prolongado, puede resultar desagradable para la mujer.

Al hilo de esto último, durante el tercer trimestre está contraindicado que las mujeres embarazadas se acuesten boca arriba durante largos periodos de tiempo. Esto se debe a la presión que provoca esta posición sobre la vena cava inferior, la cual es la encargada de devolver la sangre desde la parte inferior del cuerpo hasta el corazón. La presión sobre la vena cava inferior ocasiona un mayor estrés dentro del útero y puede provocar complicaciones para el feto durante el último trimestre de gestación.

¿Por qué es importante ir al dentista durante el embarazo?

Acudir al dentista durante el embarazo es importante por varias razones. Por un lado, los cambios hormonales que ocurren durante esta etapa pueden dañar la salud de los dientes y las encías. Por otro lado, hay ciertas afecciones orales que pueden perjudicar al bebé y provocar diversas complicaciones durante la gestación y el parto.

Los principales motivos por los que es importante ir al dentista durante el embarazo son los siguientes:

Gingivitis gestacional

La gingivitis gestacional es una enfermedad asociada a la falta de higiene oral y a los cambios hormonales propios del embarazo. Por lo general, se manifiesta con síntomas como la inflamación, el sangrado y el enrojecimiento de las encías.

La gingivitis gestacional es una patología que, si se trata en una fase temprana, resulta leve y reversible. Por lo general, el tratamiento adecuado para erradicarla consiste en realizar una limpieza profesional en la clínica dental y reforzar la rutina de higiene oral en casa. En el supuesto de no tratar la enfermedad, esta puede producir complicaciones potencialmente graves, entre las que destacan el parto prematuro, el bajo peso al nacer y la preeclampsia.

Erosión dental

La erosión dental se refiere al desgaste de los dientes, lo que provoca una pérdida progresiva del esmalte. Dicha erosión es más probable durante el embarazo debido a los cambios en el pH de la saliva (fruto de las alteraciones hormonales) así como a los vómitos y el reflujo gastroesofágico propios de esta etapa. Todo lo anterior aumenta la acidez de la boca y puede erosionar el esmalte de los dientes. A su vez, la erosión contribuye a que las piezas dentales se vuelvan más vulnerables a la caries y la sensibilidad (al frío, al calor…).

Caries

Un mayor consumo de azúcares e hidratos de carbono (fruto de los llamados “antojos”), unido a los ácidos provocados por los vómitos, debilitan el esmalte dental. Por este motivo, los dientes son más propensos a padecer caries. Para evitarlo, es necesario reforzar la higiene bucodental durante el embarazo, cepillando los dientes después de cada comida y usando hilo dental una vez al día.

Consejos de cuidado oral

Por último, pero no menos importante, también es fundamental ir al dentista durante el embarazo para que el profesional pueda ofrecer consejos específicos para mantener el buen estado de dientes y encías en esta etapa de la vida. Entre otras cosas, el odontólogo puede proporcionar pautas relacionadas con la higiene y la alimentación.

¿Qué tratamientos dentales se pueden hacer durante el embarazo?

A continuación, te aclaramos los principales procedimientos dentales que se pueden hacer durante el embarazo, así como las precauciones que se deben seguir:

Revisiones y limpiezas bucodentales profesionales

Las revisiones y las limpiezas bucodentales profesionales están indicadas durante el embarazo, especialmente durante el segundo trimestre de la gestación. Las limpiezas bucodentales se recomiendan para controlar la acumulación de placa y prevenir la gingivitis gestacional. Además, en el caso de presentar unos dientes y unas encías en un buen estado de salud, las limpiezas bucodentales profesionales no suelen requerir anestesia, lo que incrementa la seguridad del procedimiento.

Sin embargo, el blanqueamiento dental no está recomendado durante la gestación y la lactancia. Por tanto, aunque a priori parezca un tratamiento sencillo, debe posponerse.

Anestesia local

Por lo general, el uso de anestesia local durante el embarazo solo está indicado para tratamientos urgentes (por dolor severo, infección, traumatismos…). En caso contrario, es preferible posponer la administración de anestesia hasta después de dar a luz.

En el supuesto de administrar anestesia, se utilizarán sustancias específicas y seguras durante el embarazo, como la mepivacaína o la lidocaína, y en dosis mínimas. Este tipo de anestésicos no tienen efectos vasoconstrictores y no son tóxicos para el feto.

Radiografías

En términos generales, las radiografías dentales no están contraindicadas durante el embarazo pero, si no existe urgencia, se deben planificar para el segundo trimestre de la gestación.

En el caso de que haya que realizar este tipo de pruebas es necesario tomar una serie de precauciones adicionales para proteger tanto a la madre como al bebé. Entre otras cosas, se deben usar delantales y collarines de plomo para minimizar la exposición a la radiación.

Medicación

El uso de medicamentos durante el embarazo está muy restringido. La indicación general es que las mujeres embarazadas solo pueden tomar paracetamol para calmar el dolor, ya que otros analgésicos como el ibuprofeno o el ácido acetilsalicílico están contraindicados.

En caso de infecciones, ciertos antibióticos como la penicilina, la amoxicilina y la clindamicina se consideran seguros durante la gestación. No obstante, y debido a las numerosas restricciones que presenta el uso de medicación durante el embarazo, es fundamental consultar con un médico o dentista la toma de cualquier fármaco.

¿Hemos resuelto tus dudas acerca de si puedes ir al dentista estando embarazada? Si tienes alguna pregunta más, no esperes para consultarnos y pide una primera cita gratuita en Ortodoncia Mirasierra.